Anticoncepción después de un aborto con pastillas o aborto farmacológico

La ovulación puede producirse a los 10 días de haberse realizado un aborto farmacológico. El 78% de las mujeres han ovulado en las seis semanas posteriores al aborto. Por eso es importante iniciar la anticoncepción el día que se produce la expulsión del embarazo.

El método farmacológico requiere para su utilización que la mujer esté embarazada de siete semanas o menos y consiste en la toma de dos medicamentos, el primero es una hormona ( Mifepristona), responsable de detener el embarazo y el segundo una prostaglandina ( Misoprostol), responsable de la expulsión del embarazo y de la finalización del mismo, que se toma entre las 24 y 48 horas posteriores.

El método anticonceptivo indicado si se inicia el tratamiento el día de la expulsión del embarazo, son los anticonceptivos hormonales combinados en sus diferentes presentaciones, píldora, anillo y parche.

Para utilizar el resto de métodos anticonceptivos como son los anticonceptivos con sólo gestágenos, inyecciones e implantes, la inserción de DIU y la esterilización habrá que esperar, hasta la confirmación de que el aborto ha sido completo.

La anticoncepción con sólo gestágenos suele ir asociada ha sangrado intermenstrual que puede confundirse con un aborto incompleto. La inyecciones y los implantes de depósito a menudo van acompañados de amenorrea y sangrado irregular lo que dificulta determinar si el embarazo se ha interrumpido, por ello al igual que para colocarse un DIU hay que confirmar antes de su colocación que el aborto se ha completado.

Puedes ampliar información sobre métodos anticonceptivos

Webmaster

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.