Existen métodos anticonceptivos basados en el control de la fertilidad, que no dependen de el uso habitual de métodos de barrera u hormonales en cualquiera de sus presentaciones.

Se basan en la detección por parte de la mujer de sus días fértiles, en los cuales deberá optar por relaciones sexuales no coitales, por usar métodos de barrera o por posponerlas, para evitar un embarazo no deseado.

Es de gran importancia para poder utilizar estos métodos de forma adecuada, que la mujer tenga pleno conocimiento de su ciclo menstrual y que pueda percibir adecuadamente los signos que se presentan en los días dónde la ovulación ocurre, está próxima a ocurrir o ya ocurrió.

Los métodos conocidos como naturales o de control de la fertilidad: Método del Ritmo, de la Temperatura Basal y del Moco Cervical, aunque se pueden utilizar de forma aislada, se ha demostrado que son más eficaces cuando se utilizan de forma combinada.

Descripción de los mismos:

El Método del Ritmo

Contabilizando los días que transcurren entre una regla y la siguiente se estima el día en que ocurre la ovulación. Es necesario que la mujer mantenga un diario de sus ciclos para así poder determinar teóricamente los días fértiles y los no fértiles. Antes de empezar a utilizar este método se deben registrar al menos 6 ciclos menstruales completos. Éste método no es de utilidad cuándo las menstruaciones son irregulares ni tampoco durante la lactancia.

Temperatura Basal

Para su registro, la mujer debe tomarse la temperatura a diario e ir anotando los pequeños cambios que en ella se producen. Más que predecir el día en que ocurrirá la ovulación, la información que aporta es que ésta ya ha ocurrido a partir del día donde se presenta el pico más alto de temperatura, que es  seguido de valores de la misma, que no vuelven a su punto más bajo hasta los días donde se vuelve a  presentar el sangrado menstrual. La mujer que desee utilizar este indicador deberá abstenerse de coitos no protegidos hasta contabilizar  tres días de temperatura elevada consecutivos.

Moco Cervical

Las características de las secreciones vaginales se relacionan con la etapa más fértil cuando hay una sensación de humedad a nivel de la vulva. Se identifica un flujo más acuoso y transparente, el que facilita la entrada de los espermatozoides a la cavidad uterina. Con éste método debe tenerse en cuenta que infecciones vaginales, pueden cambiar las características de ésta secreción y llevar a confusiones.

Para evitar errores se debe ser muy cuidadosa con la interpretación de estos signos, entender que durante cada ciclo se presentan cambios que pueden alterar alguna de estas observaciones por lo que se debe consultar al personal de salud sobre la correcta medición, identificación y contabilización de cada parámetro, también si éste método se adapta a la mujer y sus necesidades.

 

Si deseas más información, te puedes poner en contacto con Ginealmería, bien directamente acudiendo a nuestro centro, situado en la calle Artés de Arcos 4 (Galería), bien vía telefónica en el 950276701 o 609692669 o vía email info@ginealmería.com

Dra. Paola Méndez Encarnación

About Ginealmeria

Somos un equipo de profesionales especializados en la atención integral de la mujer con más de 25 años de experiencia. Expertos en interrupción de embarazo y sus técnicas específicas. Te ofrecemos los últimos métodos anticonceptivos, control de embarazo, vasectomía, himenoplastia, etc. Nuestra filosofía es que la mujer se sienta a gusto y bien atendida conjugando la técnica y la cordialidad en el trato.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.