Un estudio realizado en  diciembre de 2011 por expertos del Centro Nacional de Colaboración para la Salud Mental (NCCMH) del Reino Unido, establece que “El aborto no aumenta el riesgo de padecer problemas de salud mental”.

El trabajo señala que existen serias limitaciones para establecer relaciones causales entre gestaciones no deseadas  que acaben en parto o en interrupción voluntaria  del embarazo y la salud mental de las mujeres en esas situaciones.

“Cuando una mujer tiene un embarazo no deseado, los problemas de salud mental no difieren entre aquellas que ejercen su derecho al aborto y las que deciden continuar con la gestación”, concreta el estudio.

El hecho de practicarse un aborto, implica en mayor o menor medida, una situación de estrés emocional y conlleva tomar una decisión que es difícil. Aún así, por nuestra experiencia y por los estudios consultados sabemos que la mayoría de las mujeres que interrumpen su embarazo, aceptan bien su decisión. Si bien, en algunas circunstancias la mujer puede sentirse de forma pasajera algo apática o desganada después de un aborto.

Hay varios factores  que influyen en como se afronta antes y después el hecho de abortar. Cuanto más clara se tenga la idea de que no es el momento de tener un hijo, menos posibilidad existe de que una mujer se sienta mal después de haber abortado. Esto es considerado como determinante a la hora de vivenciar mejor o peor el proceso.

Otro factor que influye es el apoyo con el que  se cuente en el entorno cercano (pareja, familia, amigos) a la decisión tomada.

Además existen otros elementos, que pueden  ayudar a la mujer a la hora de tomar la decisión de interrumpir el embarazo:

En primer lugar,  no pensar que cuando se realiza un aborto se está cometiendo ningún delito. En España, esta legalizado desde 1985 y actualmente puedes hacerlo por libre decisión hasta la semana 14 de embarazo.

Tampoco es adecuado sentirse culpable, ni  pensar que se  ha hecho algo malo.  Las mujeres que deciden abortar,  no lo hacen por capricho sino porque en su situación actual es la mejor opción. Es una decisión madura y responsable.

Finalmente, como se ha comentado previamente, de forma transitoria después de un aborto, la mujer se puede sentir desganada, triste,…, o sufrir un “bajón” en el estado de ánimo. En principio, no es motivo de alarma, es algo normal y que habitualmente se supera con el paso del tiempo.

En Ginealmería somos un  equipo de profesionales que estamos por ti y  para ayudarte en  la gestión emocional en la toma de decisión ante un embarazo no deseado, tanto en el sentido de continuarlo como de interrumpirlo, apoyando tu decisión.

Francisca García Gallego.
Directora médica.

Acerca de Ginealmeria

Somos un equipo de profesionales especializados en la atención integral de la mujer con más de 25 años de experiencia. Expertos en interrupción de embarazo y sus técnicas específicas. Te ofrecemos los últimos métodos anticonceptivos, control de embarazo, vasectomía, himenoplastia, etc. Nuestra filosofía es que la mujer se sienta a gusto y bien atendida conjugando la técnica y la cordialidad en el trato.

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *